La banca pública en Costa Rica: un modelo destacable poco conocido

Publicado el 11 de noviembre de 2013 por Ellen Brown.

En Costa Rica, los bancos de propiedad pública han estado disponibles por tanto tiempo y funcionado tan bien, que la gente da por sentado que cualquier país que sabe cómo manejar una economía tiene la opción de la banca pública. Los costarricenses se sorprenden al escuchar que sólo hay un banco de depósitos público en los Estados Unidos (el Banco de Dakota del Norte), y que pocas personas tengan acceso privado al mismo.

Lo mismo dice el activista político Scott Bidstrup, que escribe:

Durante la última década, he residido en Costa Rica, donde hemos tenido una ‘opción pública’ por los últimos 64 años.

Existen 29 bancos autorizados, asociaciones mutuales y cooperativas de crédito en Costa Rica, de los cuales cuatro fueron establecidos como bancos nacionales de propiedad pública en 1949. Desde entonces, han permanecido abiertos y en manos públicas, a pesar de la enorme presión por parte del FMI [Fondo Monetario Internacional] y los Estados Unidos por privatizarles junto con otros bienes públicos. Los costarricenses han resistido a la presión, porque el valor de una opción pública en la banca se ha hecho inmensamente claro para todos en el país.

Durante las últimas tres décadas, un sinnúmero de bancos privados, asociaciones mutuales (una especie de sociedades de ahorro y préstamo) y cooperativas de crédito, han ido y venido, y los depositantes en ellos inevitablemente han perdido la mayor parte del valor de sus cuentas.

Pero los cuatro bancos estatales, que compiten ferozmente entre sí, sólo siguen y siguen. Debido a que son estables y ninguno ha fallado en 31 años, la mayoría de los costarricenses movieron la mayor parte de su dinero a ellos. Esos cuatro bancos en la actualidad representan el 80% de todos los depósitos individuales en Costa Rica, y las 25 instituciones privadas comparten el resto entre sí.

Sigue leyendo

Anuncios

Los bancos Titanic chocan contra el iceberg del LIBOR: ¿Hundirán el barco las demandas?

Publicado el 20 de julio de 2012 por Ellen Brown

En algún momento, llamar a los grandes bancos multinacionales un ‘cartel’, haría que a usted le catalogaran de teórico de la conspiración. Hoy en día, los grandes bancos están siendo llamados así e incluso algo peor, no sólo en los grandes medios de comunicación, sino en documentos judiciales destinados a sustentar las denuncias como hechos. Los cargos incluyen chantaje (crimen organizado de acuerdo a la Ley de Organizaciones Corruptas Influenciadas por Organizaciones Delictivas — U.S. Racketeer Influenced and Corrupt Organizations o RICO por sus siglas en inglés), violaciones de leyes antimonopolio, fraude electrónico, manipulación de licitaciones y fijación de precios. Los cargos condenatorios ya han sido probados y los daños más graves y sus sanciones estudiados. La teoría de la conspiración se ha convertido en un hecho corroborado.

Sigue leyendo

Bancos públicos: De ovejas negras a líderes globales

Publicado el 8 de marzo de 2012 por Ellen Brown

Alguna vez la oveja negra de las altas finanzas, los bancos de carácter público pueden tranquilizar a los depositantes sobre la seguridad de sus ahorros, y pueden ayudar a mantener un enfoque en la inversión productiva en un mundo en el que la regulación financiera eficaz sigue siendo más una aspiración que una realidad.

Centre for Economic Policy Research, VoxEU.org (Enero de 2010)

La banca pública es un concepto relativamente desconocido en los Estados Unidos. Sólo un estado —Dakota del Norte— posee su propio banco. Dakota del Norte es también el único estado que evadió la crisis crediticia de 2008, luciendo desde entonces un superávit presupuestal todos los años; pero los escépticos descartan esto como casualidad u otros factores. La percepción común es que los burócratas son malos empresarios. Para determinar si los bancos públicos son activos o pasivos, tenemos que mirar más lejos.

Sigue leyendo

El temor a la inflación: ¿real o simple histeria?

Publicado el 10 de Mayo de 2011 por Ellen Brown

Sigue el encendido debate entre los ‘inflacionistas’ que dicen que la oferta monetaria está aumentando, devaluando peligrosamente la moneda, y los ‘deflacionistas’, que dicen que se necesita más dinero en la economía para estimular la productividad. El debate no es sólo académico, ya que la política monetaria de la Fed se basa en este, y lo mismo ocurre con la política presupuestal del Congreso.

Sigue leyendo